Nosotros no empleamos la democracia como paso o compás de espera para el socialismo o el comunismo; para nosotros, la democracia es una meta en sí. No queremos pan sin libertad como en Rusia. O libertad sin pan como en otras partes. Queremos ambas cosas. No queremos arrebatar la riqueza a los ricos para dársela a los pobres; lo que perseguimos es crear nuevas riquezas para aquellos que no tienen ninguna. No queremos dictadores desde arriba, como en el fascismo, ni dictadores desde abajo como en el comunismo.

Víctor Raúl Haya de la Torre, entrevista con el periodista Harry Hirschfeld, 23 de abril de 1946.

martes, 9 de abril de 2013

Jorge Eliécer Gaitán, mártir de la izquierda democrática colombiana

Ver video con sonido real de Jorge Eliécer Gaitán
Por Hugo Vallenas Málaga
“Marcha del Silencio” contra la violencia en Colombia
Jorge Eliécer Gaitán Ayala, líder político colombiano de ejemplar integridad y valiente defensor de los derechos de los más necesitados, nació en Cucunubá (municipio de Cundinamarca, en la provincia del Valle de Ubaté) el 23 de enero de 1903, hace 109 años.

Murió asesinado en Bogotá el 9 de abril de 1948, cuando era un candidato presidencial con gran opción. Su trágica muerte desató una ola de violencia popular sin precedentes, conocida como El Bogotazo.

En el momento de la tragedia, Gaitán se preparaba para recibir en horas de la tarde a dos importantes visitantes. Uno era el joven cubano Fidel Castro, delegado de la Federación Estudiantil Universitaria de Cuba a la IX Conferencia Interamericana que se realizaba en Bogotá.

El otro era el líder del partido Acción Democrática, Rómulo Betancourt, caudillo de la revolución venezolana de 1945-1948, que había entregado la banda presidencial al nuevo presidente constitucional Rómulo gallegos en febrero de ese año.
Jorge Eliécer Gaitán nació en un hogar de maestros, en un poblado del municipio de Cundinamarca.

Con gran esfuerzo logró estudiar en la Universidad Nacional de Colombia, donde se doctoró en Derecho y Ciencias Políticas en 1924; y en la Real Universidad de Roma, cuya sede es conocida como La Sapienza; allí se doctoró Magna Cum Laude en jurisprudencia.

Por su agresiva elocuencia y su identificación con los problemas sociales de los más necesitados obtuvo el generoso apodo de “tribuno del pueblo”. Era un ardiente cuestionador de la “oligarquía” y la “regeneración moral” de la República. Fue Congresista liberal entre 1929 y 1948. En 1933 fundó en movimiento político UNIR (Unión Nacional Izquierdista Revolucionaria) y su órgano de prensa El Unirismo. Se unió al Partido Liberal y fue alcalde de Bogotá en 1936 con el presidente liberal Alfonso López (1934-1938), ministro de Educación en 1940 con el presidente liberal Eduardo Santos (1938-1942) y de Trabajo en 1943, nuevamente con el presidente Alfonso López (1942-1945). Fue candidato presidencial para el período 1950-1954.
Jorge Eliécer Gaitán mostrado como instigador de protestas
en el Parlamento. Caricatura de Pepe Gómez para la revista
“Fantoches”, Bogotá, 23 de noviembre de 1929.
 Una de las primeras gestiones de Gaitán como congresista, en 1929, fue liderar la defensa de los obreros de la United Fruit Company en la Ciénaga, Magdalena, cuyas protestas habían sido bárbaramente reprimidas, con un saldo de muertos que sigue sin poder ser aclarado. Esta “Matanza de la bananeras” es mencionada por Gabriel García Márquez en su novela Cien Años de Soledad.

Gaitán tuvo un importante rol en el triunfo contundente de los liberales en las elecciones parlamentarias del 16 de marzo de 1947. En el Senado habían obtenido 73 asientos contra 58 conservadores y en la Cámara de Diputados 34 representantes nacionales contra 29 conservadores. Se daba por descontado que la campaña presidencial de Gaitán sería abrumadora.


Desde fines de 1947 ya ocurrían incidentes violentos entre liberales y conservadores. Un acto singularmente trágico contra simpatizantes liberales que no tuvo la atención que requería por parte del presidente Mariano Ospina, llevó a Gaitán a convocar en Bogotá a una “Marcha del Silencio” de alcance multitudinario y que debilitó la imagen del presidente en funciones.

De izquierda a derecha: Fidel Castro y Enrique Ovares, dirigentes
de la FEU cubana, junto con Jorge Menvielle, dirigente universitario
mexicano, constatando la gravedad de los sucesos del “Bogotazo”.
Al mediodía del 9 de abril de 1948, un joven llamado Juan Roa Sierra, sin antecedentes políticos o policiales conocidos, le dispara con un revólver. Llevado a un hospital, Gaitán muere a las dos de la tarde. De inmediato se extiende una ola de protesta y la multitud toma las calles desatando la violencia. Es el famoso “Bogotazo”, cuya primera víctima es el propio Roa Sierra, que es linchado y rematado por la turba enfurecida.

No menos de 150 edificios del centro de Bogotá sufrieron vandalismo e incendios. Muchos buses, tranvías y automóviles tuvieron igual suerte. Al concluir la tarde el ejército dispuso que cinco tanques y numerosa tropa defendieran el Palacio de Nariño. En el enfrentamiento murió el coronel que comandaba la operación y hubo aproximadamente 3 mil muertos, la gran mayoría civiles.


La tragedia enlutó el recuerdo de Jorge Eliécer Gaitán, quien sobre todo fue un gran luchador por la democracia y la justicia social en América Latina.

Jorge Eliécer Gaitán, símbolo de la izquierda democrática colombiana


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada